El Parto

Alumbramiento

El alumbramiento inicia después de la expulsión del feto y finaliza con la expulsión de la placenta.

Si se ha dado a luz con anestesia epidural la mujer apenas notará las molestias, de no ser así, durante este tercer período continuarán con dolores propios del parto,  aunque eso sí, dichos dolores serán menos intensos que durante el período expulsivo.

Estas últimas contracciones sirven para que la placenta se desprenda de la pared uterina y sea expulsada.

La placenta se separa del útero espontáneamente y su expulsión al exterior suele realizarse al cabo de pocos minutos, aunque en ocasiones este proceso puede tardar 30 minutos o más.

Placenta
Placenta

Tras comprobar que el útero se ha contraído bien y que no exista un sangrado en exceso, se limpiará y desinfectará la zona genital de la madre y cogerán puntos si fuera necesario por desgarros o roturas en el periné.

Ya ha acabado todo. Ahora vienen los cuidados postparto tanto de la madre como del recién nacido.

La madre y el bebé deberán permanecer bajo observación durante unas horas o un día, según disponga el médico para comprobar la evolución de ambos y comprobar que no existen complicaciones.

Deja un comentario