Píldora del Día Después o Píldora Postcoital

Píldora del Día Después

La píldora del día después (píldora postcoital) es método hormonal de uso ocasional y de emergencia que puede evitar un embarazo hasta 5 días después de tener relaciones sexuales, pero dependiendo de su composición, necesitarás  o no una receta médica para obtenerla.

La píldora del día después no debe tomarse como un método anticonceptivo habitual, sólo como un medio de emergencia ante una necesidad, ya que puede conllevar multitud de efectos secundarios adversos.

Según los países pueden existir más de un tipo de píldora del día después, por ejemplo, en los Estados Unidos, hay dos tipos de píldoras anticonceptivas de emergencia disponibles: acetato de ulipristal (ella) y sólo de progestina (como Plan B One-Step o Next Choice One Dose ).

En España, la píldora del día después contiene un producto hormonal (levonorgestrel) no abortivo que evita la ovulación sin tener un efecto importante sobre el endometrio,  de esta forma previene el embarazo en aquellas mujeres que tuvieron relaciones sexuales y el método anticonceptivo ha fallado, o mantuvieron relaciones sin protección o si han sufrido un caso de violación.

¿Cómo se usa la píldora del día después?

Aunque éste tratamiento se conoce también como “la píldora del día después”, el término puede resultar engañoso pues debe utilizarse inmediatamente después de haber tenido las relaciones sexuales ya que la mayor efectividad la presenta en un periodo de hasta 72 horas.

La píldora del día después no es efectiva cien por cien. En su eficacia interviene el momento del ciclo en que se tome, así como el tiempo que haya transcurrido desde la relación sexual de riesgo.

La pastilla del día después es una única dosis que si se toma dentro de las primeras 24 horas evita el embarazo en un 95% de los casos. Si se toma entre las 24 y las 48 horas siguientes, su eficacia es del 85%, y cuando se recurre a ella entre las 48 y las 72 horas, la efectividad cae al 58%

Además, hay algunos medicamentos que pueden interferir con su acción, como los barbitúricos, la fenitoína, la carbamazepina, la rifampicina, el ritonavir, la rifabutina y la griseofulvina pueden influir en su eficacia.

¿Es abortiva la píldora del día después?

La píldora del día después no puede considerarse abortiva pues tiene un mecanismo de acción diferente, actuando antes de la implantación, cuando aún no hay embarazo. De hecho, si la implantación ya se ha producido, la gestación es inevitable aunque se tome la píldora del día después.

¿Hay que usar otros anticonceptivos el resto del mes tras usar la píldora del día después?

Sí, hasta la llegada de la siguiente regla lo más aconsejable es hacer uso de preservativos para todas las relaciones sexuales con penetración.

Si tomabas la píldora anticonceptiva, debes empezar un nuevo envase el día siguiente de haber tomado la anticoncepción de emergencia, y si se planteas empezar a tomar la píldora anticonceptiva ahora, debes esperar al primer día de la regla para comenzar.

Si usas habitualmente el parche anticonceptivo o el anillo vaginal, debes ponérstelo el mismo día en que tomes la píldora del día después, pero si vas a comenzar a utilizarlos por primera vez, espera al primer día de la siguiente menstruación para usarlos.

En todos los casos si la regla se retrasa más de tres días del día previsto, es muy ligera o muestra algún otro aspecto no habitual, conviene hacerse un test de embarazo.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la píldora anticonceptiva?

Los efectos secundarios suelen desaparecer tras un par de meses de empezar con las tomas. Pueden ser los siguientes:

  • Las náuseas son uno de los efectos secundarios más habituales, que si además se acompañan de vómitos en las primeras tres horas tras la administración de la pastilla del día después, conviene tomar otra.
  • Sensibilidad en las mamas.
  • Cansancio.
  • Dolor de cabeza.
  • Desarreglos y manchado irregular en la menstruación.

 

Método SIU

SIU

El sistema intrauterino (SIU) es un sistema similar al DIU pero, que a diferencia de este, contiene hormonas progestágenas (levonorgestrel), que se libera en dosis muy baja en el útero, combinando la acción del DIU con la progestágena que espesa las secreciones del cuello uterino, haciéndolas impenetrables por los espermatozoides.

La duración del SIU está entre los 3 y 10 años.

La elección del SIU ante la del DIU suele deberse a que se busque además de la utilidad anticonceptiva un efecto terapéutico beneficioso de los sistemas hormonales.

¿Cómo se utilizan el SIU?

El SIU debe ser introducido y extraído por un ginecólogo colocándose en pocos minutos durante los primeros días de la menstruación, sin necesidad de anestesia. La colocación no suele ser dolorosa, aunque sí molesta, por lo que se suele aconsejar la toma de ibuprofeno un par de horas antes de la  inserción.

Posteriormente será necesario realizar un seguimiento en caso de contraindicaciones que será determinado por tu ginecólogo.

Es importante consultar al médico si los hilos del SIU se dejan de notar, si son más cortos o más largos que de costumbre, o si se puede tocar con la punta de los dedos, ya que podría indicar una mala colocación, o incluso que el dispositivo haya sido expulsado, por lo que estaría comprometida su acción anticonceptiva

¿Quién puede utilizar el SIU?

Al igual que en el caso del DIU, no hay un acuerdo total sobre el tema. Suele aconsejarse más para mujeres que ya han tenido un embarazo (por lo que su útero es más ancho), pero esto depende de cada mujer. Tu ginecólogo te orientará.

Además de las contraindicaciones del DIU, también está contraindicado en caso de trombosis venosa o embolia pulmonar, cáncer de mama, migraña de tipo neurológico, hepatitis.

Ventajas del SIU

Las ventajas más relevantes son:

  • Alta tasa de efectividad, entorno al 99%.
  • Es económico y fiable.
  • No se nota durante las relaciones sexuales.

Los inconvenientes del SIU

  • Al igual que otros métodos anticonceptivos hormonales puede producir hemorragias repetidas, falta de reglas, un aumento de peso o incluso acné.
Método Píldora Anticonceptiva

Píldora Anticonceptiva

La píldora anticonceptiva (conocida como “la píldora”) es un comprimido de consumo por vía oral diario con un compuesto hormonal  que controlan el funcionamiento de los ovarios y el útero para prevenir embarazos.

Generalmente, la píldora anticonceptiva son una combinación de dos hormonas artificiales: estrógeno y progestágeno que se producen de manera natural en los ovarios, aunque algunas pueden contener progestágeno únicamente.

Ambas hormonas impiden la ovulación (que el ovario libere un óvulo) durante el ciclo menstrual, y los progestágenos, también hacen que la mucosidad alrededor del cuello uterino se vuelva espesa y pegajosa, impidiendo así que los espermatozoides accedan al útero.

Las hormonas también disminuyen el grosor del revestimiento del útero, lo que previene el embarazo evitando que un óvulo fertilizado se adhiera al útero y se desarrolle.

La píldora anticonceptivo es un método hormonal, por lo que debe hacerse uso bajo la revisión del ginecólogo. Tu médico te hará un seguimiento y te indicará los pasos necesarios para hacer uso de éste tipo de medicación, ya que como cualquier fármaco, tienen contraindicaciones.

La píldora anticonceptiva tiene una eficacia prácticamente del 100% si se usa correctamente y si la mujer se acuerda de tomarlas sin pasar por alto ni un solo día, manteniendo así correctamente los niveles de hormonas en el cuerpo.

¿Cómo se usa la píldora anticonceptiva?

La píldora anticonceptiva viene en presentaciones para 21 días o para 28 días, tomándose una píldora todos los días procurando que sea a la misma hora por 21 días. Las presentaciones de 28 días presentan 7 píldoras de efecto placebo que sirve para que la mujer  continúe con la rutina y evite olvidar el comienzo de la toma del siguiente grupo de píldoras.

Otro tipo de píldora anticonceptiva conocida como “minipíldora” contiene únicamente bajas dosis de progesterona en vez de una combinación de estrógeno y progesterona. Funciona mediante la alteración de la mucosidad del revestimiento y el cuello del útero y, en algunos casos, también afecta la ovulación. La minipíldora puede ser menos eficaz que las píldoras combinadas.

Debemos tener en cuenta que los métodos por hormonas no brindan protección contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS), por lo que deberías complementarlo con el uso de preservativos (masculino o femenino) si no tienes una pareja estable.

¿Qué puede interferir con la píldora anticonceptiva?

La eficacia anticonceptiva puede verse afectada por:

  • retraso en el inicio del próximo paquete de píldoras activas.
  • Malabsorción intestinal por vómito o diarrea.
  • Interacción con otros medicamentos como los antibióticos, ciertos antifúngicos, etc.

Si sufres alguna patología que pueda interferir con la píldora anticonceptiva (como la toma de algún medicamento que pueda interferir con ella), deberás complementarlo con métodos de barrera mientras dure la incidencia.

¿Y si olvido una toma de la píldora anticonceptiva?

Lo mejor es tomarla apenas recuerdes y leer el prospecto de las pastillas para más información. Y si te queda alguna duda, añade además un método de barrera durante los siguientes 7 días.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la píldora anticonceptiva?

Los efectos secundarios suelen desaparecer tras un par de meses de empezar con las tomas. Pueden ser los siguientes:

  • Sangrado entre periodos menstruales.
  • Sensibilidad en las mamas.
  • Náuseas y vómitos, que pueden disminuir si tomas la píldora por la noche o al acostarte.
  • Coágulos (poco común).
  • Cambios de humor.

 

 

Parche Anticonceptivo

Parche Anticonceptivo

El parche anticonceptivo es un trozo de plástico delgado (similar a una tirita) que se adhiere a la piel. El parche libera las mismas hormonas que contienen las píldoras anticonceptivas: estrógeno y progestina, que va liberando poco a poco y son absorbidas a través de la mucosa de la piel.

Las hormonas que contiene el parche impiden la liberación de óvulos de los ovarios, es decir, impiden la ovulación, además de engrosar la mucosa cervical, impidiendo así que los espermatozoides fecunden los óvulos. Igualmente, las hormonas disminuyen el grosor del revestimiento del útero, evitando que un posible óvulo fertilizado se adhiera al útero.

El parche anticonceptivo es un método hormonal, por lo que se aconseja que se consulte al ginecólogo antes de hacer uso de ninguno de estos métodos. Tu médico te hará un seguimiento y te indicará los pasos necesarios para hacer uso de éste tipo de medicación, ya que como cualquier fármaco, tienen contraindicaciones.

El parche anticonceptivo tiene una eficacia prácticamente del 100% si se usa correctamente y no cometemos errores, manteniendo así correctamente los niveles de hormonas en el cuerpo de la mujer.

¿Cómo se usa el parche anticonceptivo?

Aplica el parche directamente sobre tu piel (en zonas del cuerpo sin pliegues, ni vello; y nunca en los pechos), por ejemplo: en la parte baja del abdomen, las nalgas, la parte superior del brazo o la espalda.

Se coloca uno el primer día de regla. Deja el parche en su sitio durante una semana y luego reemplázalo por uno nuevo, desechando el anterior (no debes acumular parches), una vez por semana durante 3 semanas. La cuarta semana no necesitas parche, ya que tu período menstrual empezará durante esta semana.

Es necesario aplicarlo sobre la piel bien limpia y sin cremas, porque de no ser así, podría acabar escurriéndose. El parche no es transparente, por lo que este método anticonceptivo es visible.

Debemos tener en cuenta que los métodos por hormonas no brindan protección contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS), por lo que deberías complementarlo con el uso de preservativos (masculino o femenino) si no tienes una pareja estable.

¿Qué puede interferir con el parche anticonceptivo?

Ten en cuenta que al ser un método hormonal, al igual que en los restantes métodos de este tipo, existen medicamentos que disminuyen la eficacia del parche, por lo que habrá que complementarlo con otros métodos como los de barrera (preservativo) mientras se esté tomando la medicación que le pueda afectar.

Entre esos medicamentos se encuentran:

  • Los antibióticos.
  • Algunos medicamentos para la infección por levaduras.
  • Ciertos medicamentos contra el VIH.
  • Algunos medicamentos para prevenir convulsiones

¿Y si olvido cambiar el parche anticonceptivo o aplicarlo a tiempo?

Aplica un nuevo parche tan pronto como te acuerdes. Éste será tu nuevo “día de cambio de parche”, el día de la semana en que habitualmente cambias el parche.

Usa un método de respaldo (preservativo, diafragma, espermicidas) siete días después de que apliques el nuevo parche.

Si tuviste relaciones sexuales vaginales sin usar un método anticonceptivo de respaldo, plantéate tomar cuanto antes la píldora del día después, que puede ser tomada hasta cinco días después de haber tenido relaciones sexuales sin protección para evitar el embarazo.

¿Y si el parche anticonceptivo se afloja o se cae?

Si es por menos de un día, vuelve a aplicar el parche. Si el parche no se adhiere bien, aplica un parche nuevo. Cambia el parche en el día habitual de cambio del parche.

Si es por más de un día o si no estás segura de cuánto tiempo estuvo flojo o de cuánto hace que se salió, aplica un parche nuevo. Este día de la semana será el nuevo día de cambio del parche y haz uso del método explicado arriba para cuando se olvida el cambiar el parche.

Inyección anticonceptiva hormonal

Inyección Anticonceptiva

La inyección anticonceptiva es un método hormonal anticonceptivo que evita que tu cuerpo libere óvulos y que el moco del cérvix sea más espeso, impidiendo el paso de los espermatozoides.

Hay dos presentaciones de hormonales inyectables: la de aplicación mensual y la trimestral. La mensual contiene hormonales combinados (estrógeno y progesterona), mientras que la trimestral contiene sólo progestina.

La inyección anticonceptiva tiene una eficacia prácticamente del 100%.

¿Cómo se usa la inyección anticonceptiva?

La inyección anticonceptiva hormonales se aplican vía intramuscular en el glúteo.

Se recomienda un uso continuado de hasta cinco años. Al suspender su uso, la fertilidad regresa prácticamente de inmediato.

Después de recibir la primera inyección, solo debes recordar cuándo colocarte las siguientes.

Los inyectables de aplicación mensual se usan:

  • La primera inyección se aplica entre el primer y quinto día de la menstruación.
  • Las siguientes inyecciones se aplican cada 30 días, sin dejar pasar más de 3 días para asegurar su eficacia.

Los inyectables de aplicación trimestral se usan:

  • La primera inyección se aplica entre el primer y séptimo día de la menstruación.
  • Las siguientes inyecciones se aplican cada 90 días, sin dejar pasar más de 3 días para asegurar la eficacia anticonceptiva del método.

En ambos casos, si la inyección no se aplica en la fecha indicada es necesario utilizar preservativo en las relaciones hasta la siguiente menstruación y después llevar a cabo su aplicación correcta. Si no se presenta la menstruación, deberás acudir a tu ginecólogo.

Debemos tener en cuenta que los métodos por hormonas no brindan protección contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS), por lo que deberías complementarlo con el uso de preservativos (masculino o femenino) si no tienes una pareja estable.

¿Qué puede interferir con la inyección anticonceptiva?

Ten en cuenta que al ser un método hormonal, al igual que en los restantes métodos de este tipo, existen medicamentos que disminuyen la eficacia del parche, por lo que habrá que complementarlo con otros métodos como los de barrera (preservativo) mientras se esté tomando la medicación que le pueda afectar.

Entre esos medicamentos se encuentran:

  • Los antibióticos.
  • Algunos medicamentos para la infección por levaduras.
  • Ciertos medicamentos contra el VIH.
  • Algunos medicamentos para prevenir convulsiones

Efectos secundarios de la inyección anticonceptiva

Algunas mujeres pueden llegar a presentar dolor de cabeza, náuseas o mareos, manchas en la piel, cambios en la menstruación, habitualmente estas molestias son pasajeras y disminuyen gradualmente.

El primer sangrado, después de la primera inyección, puede adelantarse una o dos semanas. Esto es normal.

En algunas mujeres pueden llegar a desaparecer las menstruaciones durante el uso de las inyecciones. Si no se presenta la menstruación y hay náuseas o mareos, vómitos dolor mamario, inflamación del vientre, se deberá descartar un posible embarazo y acudir al ginecólogo.