Embarazo

Problemas frecuentes durante el embarazo. Parte I

Los problemas durante el embarazo que suelen darse con mayor frecuencia suelen deberse a la cantidad de cambios fisiológicos que sufre el cuerpo de la mujer gestante.

No debemos olvidar que todos los embarazos implican algunos riesgos, aunque lo habitual es que la mayoría de los embarazos transcurran sin grandes complicaciones.

Problemas durante el embarazo

Veamos cuáles son los problemas más frecuentes, los factores que influyen y cómo podemos cuidarnos para evitarlos o mitigarlos.

Náuseas y vómitos

Pueden deberse al aumento de la β-HCG, cambios en el metabolismo de los hidratos de carbono o por factores emocionales.

Debemos evitar aquellos olores o factores que los causen. Comer algo sólido antes de levantarse de la cama. Hacer comidas frecuentes y de poco volumen. Tomar alimentos fríos. No tomar líquidos durante las comidas, sino entre éstas. Ingerir bebidas carbonatadas, tumbarnos cuando aparezcan las náuseas hasta que pasen.

Micción frecuente

La presión que ejerce el útero sobre la vejiga, sobre todo en el primer y tercer trimestre, suele ser la causante de este problema.

Es recomendable aumentar la ingesta de líquidos durante el día y disminuirla por la noche, y por supuesto, orinar cuando se sienta necesidad.

Leucorrea

Es una secreción genital blanquecina producida por el aumento de la segregación de moco en las glándulas endocervicales provocadas por la mayor cantidad de estrógenos en el torrente sanguíneo.

Será necesario extremar nuestra higiene personal duchándonos diariamente y limpiando sólo con agua las zonas vaginales cuando notemos la secreción, secando bien la zona. No te realices nunca duchas vaginales

Congestión nasal

Lo provoca el aumento de estrógenos.

Evita los descongestivos nasales, haz uso de vaporizadores de aire frío y realiza lavados nasales con suero fisiológico.

Hiper sensibilidad mamaria

Debido al aumento de estrógenos y progesterona.

Utiliza un sujetador firme. Los de tipo “deportivos” pueden ser de gran utilidad durante todo el tiempo de gestación.

Ptialismo (exceso de producción de saliva)

Actualmente se desconocen factores causales específicos.

Para mitigarlo podemos usar enjuagues bucales, chicles y caramelos.

Edemas maleolares

El edema maleolar o hinchazón en los tobillos es provocado por la congestión circulatoria en las extremidades inferiores debido a la gravedad y a la compresión del útero, provocando un aumento de la permeabilidad capilar y el aumento del sodio por efecto hormonal.

Podemos mitigarlos mediante ejercicios circulatorios de dorsiflexión de los pies (sube y estira los pies). Teniendo una adecuada higiene postural elevando las piernas cuando estés sentada o tumbada. Igualmente, evita todo aquello que ejerza presión en las piernas (medias o ropa muy ajustada).

El caminar a buen paso al menos tres días a la semana y/o realizar ejercicio moderado de forma frecuente ayudará tanto con éste problema como en tener una salud adecuada durante el embarazo.

Varices

Pueden deberse a la congestión venosa en las extremidades inferiores por la gravedad y la compresión uterina,a factores hereditarios, obesidad o por edad avanzada.

Además de los cuidados indicados para los edemas maleolares, procura no cruzar las piernas cuando estés sentada.

Realízate masajes en las piernas siempre en sentido ascendente, y haz lo posible para no engordar más de lo indicado durante el embarazo.

Test de Embarazo

Test de embarazo

Los test de embarazo son pruebas utilizadas para medir el nivel de la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana), que empieza a segregarse tras la implantación en el útero del óvulo fecundado.

Si sospechas que puedes estar embarazada, mira también el artículo sobre los principales síntomas de embarazo.

Existen dos tipos de test de embarazo: de sangre y orina. Los test de embarazo de orina pueden comprarse libremente en cualquier farmacia, disfrutando de un alto porcentaje de precisión. Los test de embarazo de sangre son más precisos, pero debe realizarse en un laboratorio.

Cuándo debemos hacer el test de embarazo

Estas pruebas son eficaces desde dos semanas después de la concepción, pero, para reducir el riesgo de falsos negativos, es aconsejable esperar una semana de retraso de la menstruación antes de realizar el test.

Si el resultado no es claro o prefieres una confirmación (ya sea positiva o negativa) de mayor precisión, deberás recurrir a un test de embarazo de sangre. El análisis de sangre, repetido dos o más veces en el curso de las primeras semanas del embarazo, también permite valorar el aumento de la concentración de la hormona y comprobar que el embarazo está progresando correctamente.

Cómo hacer el test de embarazo

Obviamente estamos hablando del test de embarazo de orina que hemos de adquirir en una farmacia.  Adquiere el que sea de tu elección, ya que algunos incluso te indican las semanas aproximadas de la fecundación, pero son más caros, y todos suelen disponer de una precisión similar. Ante la duda, pregúntale al farmacéutico/a.

Lee con calma las instrucciones del fabricante, porque aunque casi todos los test de embarazo tienen el mismo funcionamiento, existen pequeñas diferencias entre unos y otros, sobre todo en los tiempos

Podemos realizarlo en cualquier momento del día, pero lo más recomendable es realizarlo a primera hora de la mañana, ya que en la primera orina del día la concentración de la hormona hCG es más alta, no debiendo ingerir líquidos antes si tienes previsto realizar el test para evitar diluir la concentración de la hormona, lo que redundaría en una reducción de la fiabilidad.

Si el resultado es positivo (los falsos positivos son raros), pide cita con tu médico para que solicite un test de sangre y te guíe durante todo el proceso del embarazo.

Si el resultado es negativo, es adecuado dejar pasar una semana y repetir el test de embarazo. Si el resultado sigue siendo negativo y continúa el retraso, ponte en contacto con tu médico para averiguar a qué es debido.

Embarazo

Síntomas de embarazo

Los síntomas de embarazo difiere en cada mujer, incluso pueden resultar diferentes en distintas gestaciones en la misma mujer, por lo que es normal que la duda de ¿estaré o no embarazada? Suela resultar frustrante.

Los síntomas de embarazo difiere en cada mujer, incluso pueden resultar diferentes en distintas gestaciones en la misma mujer, por lo que es normal que la duda de ¿estaré o no embarazada? Suela resultar frustrante.

Podemos experimentar síntomas de embarazo desde la primera semana de la concepción, por lo que es bueno conocer cuáles son los síntomas de embarazo más frecuentes.

Para salir de dudas, lo mejor es realizarse un test de embarazo.

Síntomas de embarazo más frecuentes

1. Retraso o pérdida del periodo. Es uno de de los síntomas de embarazo más significativo. Tanto si tu ciclo menstrual es regular o irregular puede no ser concluyente y ser que sea un simple retraso sin importancia, pero habrá que estar atenta a esta posibilidad.

2. Náuseas y vómitos. No suelen comenzar hasta un mes después de la fecundación, aunque pueden presentarse antes. Suelen ocurrir a cualquier hora del día y son un claro síntoma de embarazo.

3. Cambios y dolor en los pechos. Las mamas pueden hincharse, aumentar de tamaño y se vuelven muy sensibles a causa del incremento de progesterona y de estrógenos. Puede manifestarse desde pocos días después de la concepción.

4. Pequeñas pérdidas de sangre. Algunas mujeres pueden presentar un leve sangrado vaginal durante un par de días en la etapa de implantación del óvulo fecundado en el interior del útero.

5. Ganas de orinar con frecuencia. A partir de las seis semanas tras el embarazo puedes sentir ganas de orinar con mayor frecuencia, ya que, durante la gestación aumenta la cantidad de sangre y líquidos que circulan por el cuerpo y los riñones trabajan más.

6. Distensión abdominal. Al comienzo del embarazo puedes sentirte hinchada de forma similar a los días previos de la llegada de la menstruación. El que sean un síntoma que llegue demasiado pronto a tu próxima regla, debería hacerte sospechar de un posible embarazo.

7. Repulsión a olores y/o sabores. Cuando estamos embarazadas ciertos olores y/o sabores podrían provocarnos rechazo e incluso llegar a provocarnos náuseas. El rápido aumento de los niveles de estrógeno en el organismo es el culpable. Estos síntomas de embarazo se manifestarán entre la segunda y la octava semana de la concepción.

8. Dolor de espalda. En la zona lumbar. Puede ser un síntoma temprano de embarazo. También es común experimentarlo a lo largo del embarazo.9. Dolores de cabeza: El repentino aumento de las hormonas en nuestro cuerpo puede provocarnos cefaleas al comienzo del embarazo.

10. Cansancio y somnolencia. Al inicio del embarazo suele producirse una fatiga (probablemente debida al aumento de la progesterona). Suelen desaparecer tras el segundo trimestre del embarazo, reapareciendo al final del ciclo de gestación.

11. Estreñimiento. La elevada concentración de progesterona provoca una mayor relajación del tono muscular, causando la ralentización de la actividad del intestino, lo que puede provocar la aparición de estreñimiento. Para contrarrestarlo, es aconsejable beber mucha aguar, elevar la ingesta de frutas y verduras y realizar ejercicio moderado (como paseos a buen ritmo) para estimular la actividad intestinal.

12. Antojos. Muchas mujeres presentan deseo de ingerir determinados alimentos durante parte o la totalidad del embarazo.