Consultas Frecuentes sobre Sexualidad

Cómo hablar sobre sexo con nuestros hijos

No hay una edad concreta para empezar a hablar de sexualidad con nuestros hijos, la educación sexual es un proceso que dura toda la vida.

La diferencia entre los pequeños y los mayores es que a los pequeños simplemente tienes que responder a lo que te pregunten en el momento que te pregunten con una respuesta que ellos sean capaces de entender, mientras que los mayores necesitarán de una respuesta más amplia y responder a las dudas que les surjan mientras que le das la explicación.

La educación sexual en la familia no se limita a explicar cómo vienen los niños, incluye además el desarrollo sexual, la salud reproductiva, las relaciones interpersonales, el afecto, la intimidad, la imagen corporal y el género.

 Cuando los padres quieren hablar sobre sexosexualidad con sus hijos, puede surgir cierta incomodidad y miedo sobre qué decir y cómo decirlo. Simplemente debéis responder con naturalidad y adaptando las respuestas a un lenguaje que ellos puedan entender según su edad.

Si desconocéis la respuesta o no estáis seguros de ella, no entres en pánico ni digas cualquier cosa que se te ocurra o los mandes a buscar información por Internet, porque si luego descubren que era errónea o que a penas contestáis, perderán el interés por preguntaros cosas y se marchará la oportunidad de crear una relación sana sobre sexualidad entre vosotros, simplemente di: “no estoy completamente segura, pero no te preocupes que me informo y te lo digo todo en breve” Y cumple esa promesa.

 Déjate de historias del tipo “la cigüeña”, “los niños vienen de París” o del cuento de “la abeja y la semillita”, explícale las circunstancias biológicas relacionadas con la fecundación y explícales que implican cariño, atención y responsabilidad.

Y si tienen edad para entenderlo (a partir de 11 años), debes incluir información sobre identidad sexual, evitar embarazos no deseados, prevenir las enfermedades de transmisión sexual, etc., lo que conllevará a más preguntas y a más respuestas, pero recuerda que siempre es preferible hablar de sexualidad con nuestros hijos a que obtengan esa información de fuentes erróneas o, lo que es peor, nunca la tengan y aprendan a base de errores.

Cómo hablar sobre sexo con nuestros hijos adolescentes.

Cuando los niños llegan a la adolescencia las cosas se complican algo más, ya que suelen pensar que lo saben todo, y a veces suelen faltar al respeto: “todavía hacéis el amor”…”pues sí y hasta que el último día de nuestras vidas.”, podéis contestar.

Es fundamental que os respeten y respetar su espacio, y mostrarles que estáis ahí por si os necesitan o tienen dudas.

Para hablar con ellos podéis afrontarlo de forma directa, por ejemplo: “ha subido mucho el índice de embarazos no deseados en adolescentes, ¿Qué haces para evitarlo? ¿Qué sabes de las enfermedades de transmisión sexual? ¿Explícame cómo usas los métodos anticonceptivos?” Y preguntas del estilo.

Resumen para hablar de sexualidad con nuestros hijos

  • La educación sexual debe ser parte de la educación familiar de nuestros hijos de preparación para la vida.
  • El obviar la sexualidad en nuestra familia no significa que desaparezca, simplemente la aprenderán como puedan. Recuerda, los problemas no desaparecen por ignorarlos, siempre hay que enfrentarse a ellos.
  • El ejemplo que les demos con nuestros actos siempre tienen más peso que nuestras palabras.
  • Para poder dar una información útil y veraz a tus hijos, previamente has de adquirir tú esos conocimientos, y si en un momento dado no los tienes, admítelo con normalidad, dile que te informas y se lo dices, y hazlo, explícale lo que haya quedado por explicar.
  • Responde con paciencia y naturalidad a las preguntas relativas al sexo, y si por alguna circunstancia debes de posponer una respuesta, recuerda que es eso, un paréntesis de tiempo, en cuanto puedas retoma la charla y continúa con las explicaciones.
  • Explícales que toda conducta sexual es un acto íntimo, deben realizarla cuando tengan esa intimidad.
  • Es importante ayudarles a conocer su cuerpo y conocer los cambios que se producen mientras nos vamos haciendo mayores.
  • Existe multitud de material de educación sexual (libros, películas, dibujos…), apóyate en ellos para que adquieran conocimientos.

Deja un comentario