Embarazo

Cuidados durante el embarazo

Los cuidados durante el embarazo ayudarán a pasar por esta etapa de forma sana y más segura tanto para la madre como para el bebé. Debemos ser escrupulosas con el cumplimiento de aquellas indicaciones que nos realice nuestro médico.

A continuación vamos a desglosar algunos de los consejos que toda gestante debe practicar:

Higiene

En el embarazo hay que prestar especial atención a la higiene bucal y de los genitales, por el contrario, además de ducharnos de forma diaria.

La higiene bucal tiene gran importancia para evitar sobre todo la hipersensibilidad e hipertrofia gingival. Es recomendable someterse a una evaluación odontológica al comienzo del embarazo y utilizar cepillos dentales de dureza media o blanda y de cabeza pequeña, acompañados de enjuagues bucales.

En cuanto a la higiene íntima, al aumentar el flujo vaginal en el embarazo, la mujer tendrá sensación de humedad, lo que la obligará a asearse con más frecuencia, es aconsejable que se realice sólo una vez al día con agua y jabón y el resto de veces sólo con agua para evitar resecar en exceso la zona, dejando la zona bien seca. No se deben hacer lavados vaginales.

El cuidado de las mamas adquiere especial relevancia en la segunda mitad del embarazo, ya que puede iniciarse la producción de calostro. En este caso, no se deben manipular los pezones para extraerlo, sino, simplemente, limpiarlos y mantenerlos secos para evitar excoriaciones.

Vestido y calzado

La ropa no debe comprimir el abdomen, para ello es recomendable hacer uso de tejidos elásticos y ropa holgada. También deben evitarse medias o cualquier tipo de bandas apretadas en las piernas, ya que dificultan el retorno venoso.

Las fajas de maternidad no son necesarias en la mayoría de las mujeres, a veces las utilizan deportistas que continúan con su programa de ejercicio durante el embarazo. El sujetador debe recoger con efectividad y tener tirantes anchos y no elásticos y la copa debe abarcar todo el tejido mamario, son muy recomendables los de tipo deportivo, por la comodidad que aportan.

El calzado debe ser cómodo, no se aconseja ni el tacón alto ni los zapatos planos; lo más recomendable es el calzado con tacón bajo y ancho.

Viajes

No deben restringirse los viajes si no existen complicaciones médicas. Si el destino es un lugar exótico que implique vacunaciones y tener múltiples cuidados higiénicos y alimenticios durante la estancia, mejor consultar previamente a tu médico.

Aquellos viajes con desplazamientos largos sí que pueden resultar muy agotadores y agravar algunos problemas del embarazo (varices, edemas maleolares…). Es aconsejable efectuar paradas cada dos horas aproximadamente para caminar si es en un vehículo o hacerlo en el pasillo del avión en vuelos.

En vehículos, debemos hacer uso del cinturón de seguridad de tres puntos, es decir, el que incluye el cinturón abdominal y transtorácico, ajustando el primero a la zona más baja del abdomen.

Actividad/reposo

El ejercicio moderado durante el embarazo ayuda a conservar la condición física y el tono muscular, mejora el sueño, alivia la tensión, ayuda al control del peso y mejora la función intestinal.

La actividad física más beneficiosa para la embarazada es aquella que sea rítmica, moderada y aeróbica en la que participen grandes grupos musculares como natación, atletismo, ciclismo, o simplemente, caminar a buen ritmo.

Se deben evitar los deportes de alto riesgo y los de contacto (paracaidismo, surfing, montañismo, rugby, baloncesto…).

Podemos practicar ejercicio físico hasta el final del embarazo, si el mismo evoluciona de forma normal; teniendo en cuenta la regulación de la intensidad del ejercicio conforme avance el embarazo.

En cuanto al reposo, es muy importante para la salud física y emocional. Procura dormir al menos durante ocho horas, sobre todo en el primer y tercer trimestre, sin embargo dedicar tiempo al reposo suele ser difícil.

Actividad sexual

Durante el embarazo, los cambios hormonales y todo lo que conlleva la gestación puede provocar cambios en el deseo y la respuesta sexual, así como por miedos y preocupaciones. Aunque si el embarazo no es de riesgo, podremos disfrutar de nuestra vida sexual sin limitación durante todas las etapas del embarazo.

Higiene postural

Es primordial el uso correcto de la postura y mecánica corporal durante la gestación.

No debemos curvar la espalda para levantar objetos, sino flexionar las rodillas, tener las piernas ligeramente separadas, apoyar los dos pies en el suelo y mantener el peso cercano al cuerpo.
Estos mismos principios de mecánica corporal los aplicaremos al sentarnos y levantarnos de una silla, realizando tareas domésticas, al agacharnos…

Fármacos y vacunas

No podemos ingerir ningún tipo de fármaco o vacunarnos sin consultar previamente con el facultativo.

La etapa de mayor riesgo para el feto es el primer trimestre, que es cuando se produce la organogénesis y, por tanto, la mayor preocupación son los defectos estructurales.

Deja un comentario