El Parto

Dilatación

La dilatación es el primer período del trabajo del parto comienza cuando un ciclo de contracciones se inicia, debido tanto a la presión que el feto ejerce sobre las paredes del útero, como a ciertos cambios de carácter químico que se presentan en la placenta.

A medida que el bebé desciende y el cuello uterino se dilata, la bolsa de las aguas se rompe, lo cual señala el fin del primer período del trabajo del parto.

En el periodo de dilatación del parto vaginal comienzan las contracciones regulares y dura hasta la completa apertura del cuello del útero.

Como consecuencia de la dilatación del cérvix uterino, se expulsa el tapón muco-sanguinolento que cierra el mismo durante el embarazo. A este periodo se conoce como “marcar”, siendo a menudo la primera señal del parto.

Es durante esta fase cuando la mujer debe acudir al hospital o llamar a la matrona si han planificado un parto en casa, ya que el parto (período expulsivo) es inminente.

Fase de Dilatación durante el parto vaginal.
Fase de Dilatación durante el parto vaginal.

No podemos olvidar que el período de dilatación es el más largo durante el parto, pudiendo  durar minutos en el caso de una multípara o varias horas en el caso de ser madre primeriza (primípara).

Las contracciones hacen que el feto descienda y provocan la dilatación progresiva del cuello uterino (de 2 a 10 cm.).

Las contracciones se presentan con intervalos variables de tiempo, más espaciadas al inicio del parto y cada vez más intensas. En ese momento las contracciones son rítmicas y ya no se detienen.

Durante las contracciones las respiraciones deberán ser rápidas y superficiales durante las contracciones y más lentas y profundas durante el periodo de reposo. Es conveniente controlar el tiempo entre contracciones.

La posición ideal en esta fase es decúbito lateral izquierdo (recostada sobre el lado izquierdo), aunque en ocasiones puede preferirse estar sentada o caminar.

Las contracciones se van haciendo cada vez más frecuentes e intensas, y el dolor asociado más severo. En este momento es cuando se administra la anestesia epidural, si ese ha sido el deseo de la parturienta. Con la epidural se pierde la sensibilidad al dolor, pero también la capacidad de empujar, haciéndose más largo el parto.

Deja un comentario