La Regla o menstruación

Todo sobre la Regla

La menstruación (también llamada regla o periodo) es el sangrado que se produce cuando el óvulo que se encuentra en una de las trompas de Falopio no es fertilizado por un espermatozoide.

El endometrio que se había preparado para recibir el óvulo fecundado ya no es necesario y se desprende junto con una pequeña cantidad de sangre, originando el flujo menstrual, conocido popularmente como regla”.

Tener la regla es sólo una fase más. Cada mes el sistema reproductor de una mujer repite una serie de fases conocida como el ciclo menstrual.

El Ciclo Menstrual

Cuando nacemos, tenemos unos 250.000 óvulos en nuestros ovarios, madurando generalmente uno de ellos por ciclo, por lo que entre la menarquia (primera regla) y la menopausia (cese de la menstruación) sólo madura una parte de ellos.

El ciclo menstrual considerado regular es de unos 28 días, pero pocas mujeres suelen tener un ciclo regular, considerándose normal el que dure entre 21 y 35 días. Lo que sí está claro es que comienza con el primer día de regla, con la bajada abundante del flujo, no gotitas o manchas que puede producirse unos días antes debidos a los cambios hormonales.

La cantidad de regla que se expulsa varía de mujer a mujer, variando además de un día a otro, siendo normalmente mucho mayor al comienzo del período, por lo que deberás escoger en cada momento el producto de protección menstrual con el nivel de absorción más adecuado a tus necesidades para evitar el síndrome del choque tóxico.

La primera regla suele llegar entre los 12 y 13 años, pero hay mujeres a las que se les avanza a los 9 años y otras a las que no les llega hasta los 16 años, y no por esto deja de ser normal. Si tu caso no está dentro de estas edades, deberías visitar a tu ginecólogo.

Durante los dos o tres primeros años de regla es normal que los ciclos menstruales sean un poco irregulares. Luego, la regla suele volverse más regular y, por lo general, después del primer parto, tiende a estabilizarse hasta llegar a los 40-45 años, que volverán a ser irregulares hasta la aparición del período de la menopausia.

El ciclo menstrual se divide en las siguientes fases:

Menstruación

Como ya hemos explicado, se inicia con la regla, soliendo durar entre dos y siete días.  Durante esta fase es normal sentir dolores en el abdomen, la espalda o la parte superior de los muslos. El dolor severo conocido como dismenorrea es más frecuente entre las adolescentes y mujeres jóvenes.

Preovulación

También llamada fase folicular, suele durar desde el séptimo día hasta el décimo tercer día. Durante esta fase el óvulo madura y el endometrio  va preparándose para recibir al nuevo óvulo. Apenas existe flujo o es transparente.

Ovulación

Se presenta entre el décimo cuarto y el décimo quinto día. El óvulo finaliza su maduración y desciende hasta el útero. El flujo comienza a ser más pegajoso, abundante y elástico durante las 24 o 48 horas que tarda el óvulo en descender hasta instalarse en el útero.

Postovulación

También conocida como fase lútea suele durar del décimo sexto día hasta el final del ciclo. El flujo puede ser leve y gomoso o inexistente. A medida que va finalizando esta fase y aproximándose un nuevo comienzo del ciclo y provocado por el  desequilibrio hormonal, podemos sentir los denominados síntomas del síndrome premenstrual, que puede presentarse con irritabilidad, hinchazón, dolor de los pechos, calambres, náuseas, pesadez…

Período fértil

Si estás buscando ser madre, conocer cuál es tu periodo más fértil es un dato importante para ti. Dicho periodo se produce con mayor probabilidad entre cinco días antes y uno o dos días después de la ovulación. En un ciclo regular de 28 días se correspondería entre la segunda semana y el inicio de la tercera.

Puedes hacer uso tanto del método Ogino-Knaus o del método Sintotérmico para conocer con más profundidad tu ciclo y en vez de usarlo a modo de anticonceptivo natural hacer uso de las mediciones para conocer cuál es tu periodo fértil.

Conoce tu Regla

Si ya has tendido la regla durante unos años  estarás familiarizada con tu propio ritmo y probablemente serás capaz de saber cuándo está a punto de comenzar tu regla, por lo que será más fácil hacer frente a sus síntomas y podrás planear esos eventos especiales para cuando sepas que estarás en una parte plena de energía. Además, podrás distinguir si notas algún síntoma anormal, en cuyo caso, es recomendable la visita al ginecólogo.

Sexo del bebé

El sexo del bebé

Muchas parejas preguntan sobre qué pueden hacer para influir en que el sexo del bebé tenga más probabilidades de ser niño o niña, incluso podrás encontrar vídeos con consejos e incluso ejercicios en los que su credibilidad se fundamenta en que tienen un 50 por ciento de probabilidades de acertar, o lo que es lo mismo, no son más que cuentos para logra publicidad.

El sexo de un bebé lo determina el cromosoma aportado por el espermatozoide que logra fecundar el  óvulo, es decir, lo establece el padre”.

El sexo del bebé: 50 por ciento de probabilidades

Las células reproductivas humanas (conocidas como gametos) tienen la peculiaridad de contener la mitad de los cromosomas de una célula normal, que son de 46 cromosomas. Tanto el óvulo como el espermatozoide contienen 23 cromosomas, de los cuales uno determina el sexo.

El óvulo siempre tiene un cromosoma X, mientras que en el caso de los espermatozoides puede ser un cromosoma X o un cromosoma Y. Si el espermatozoide contiene un cromosoma X, la unión de cromosomas XX dará como resultado una niña, mientras que si el espermatozoide contiene un cromosoma Y, la unión de cromosomas XY dará como resultado un niño.

La única evidencia contrastada es que no existe posibilidad de mejorar ese 50 por ciento de probabilidades existentes hacia un sexo u otro por más malabarismos, posturas sexuales o ritos que alguien os diga o comente.

Sed padres si es lo que estás queriendo ser y disfrutad de vuestros hijos, sean del sexo que sean.

Test de Embarazo

Test de embarazo

Los test de embarazo son pruebas utilizadas para medir el nivel de la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana), que empieza a segregarse tras la implantación en el útero del óvulo fecundado.

Si sospechas que puedes estar embarazada, mira también el artículo sobre los principales síntomas de embarazo.

Existen dos tipos de test de embarazo: de sangre y orina. Los test de embarazo de orina pueden comprarse libremente en cualquier farmacia, disfrutando de un alto porcentaje de precisión. Los test de embarazo de sangre son más precisos, pero debe realizarse en un laboratorio.

Cuándo debemos hacer el test de embarazo

Estas pruebas son eficaces desde dos semanas después de la concepción, pero, para reducir el riesgo de falsos negativos, es aconsejable esperar una semana de retraso de la menstruación antes de realizar el test.

Si el resultado no es claro o prefieres una confirmación (ya sea positiva o negativa) de mayor precisión, deberás recurrir a un test de embarazo de sangre. El análisis de sangre, repetido dos o más veces en el curso de las primeras semanas del embarazo, también permite valorar el aumento de la concentración de la hormona y comprobar que el embarazo está progresando correctamente.

Cómo hacer el test de embarazo

Obviamente estamos hablando del test de embarazo de orina que hemos de adquirir en una farmacia.  Adquiere el que sea de tu elección, ya que algunos incluso te indican las semanas aproximadas de la fecundación, pero son más caros, y todos suelen disponer de una precisión similar. Ante la duda, pregúntale al farmacéutico/a.

Lee con calma las instrucciones del fabricante, porque aunque casi todos los test de embarazo tienen el mismo funcionamiento, existen pequeñas diferencias entre unos y otros, sobre todo en los tiempos

Podemos realizarlo en cualquier momento del día, pero lo más recomendable es realizarlo a primera hora de la mañana, ya que en la primera orina del día la concentración de la hormona hCG es más alta, no debiendo ingerir líquidos antes si tienes previsto realizar el test para evitar diluir la concentración de la hormona, lo que redundaría en una reducción de la fiabilidad.

Si el resultado es positivo (los falsos positivos son raros), pide cita con tu médico para que solicite un test de sangre y te guíe durante todo el proceso del embarazo.

Si el resultado es negativo, es adecuado dejar pasar una semana y repetir el test de embarazo. Si el resultado sigue siendo negativo y continúa el retraso, ponte en contacto con tu médico para averiguar a qué es debido.

Método SIU

SIU

El sistema intrauterino (SIU) es un sistema similar al DIU pero, que a diferencia de este, contiene hormonas progestágenas (levonorgestrel), que se libera en dosis muy baja en el útero, combinando la acción del DIU con la progestágena que espesa las secreciones del cuello uterino, haciéndolas impenetrables por los espermatozoides.

La duración del SIU está entre los 3 y 10 años.

La elección del SIU ante la del DIU suele deberse a que se busque además de la utilidad anticonceptiva un efecto terapéutico beneficioso de los sistemas hormonales.

¿Cómo se utilizan el SIU?

El SIU debe ser introducido y extraído por un ginecólogo colocándose en pocos minutos durante los primeros días de la menstruación, sin necesidad de anestesia. La colocación no suele ser dolorosa, aunque sí molesta, por lo que se suele aconsejar la toma de ibuprofeno un par de horas antes de la  inserción.

Posteriormente será necesario realizar un seguimiento en caso de contraindicaciones que será determinado por tu ginecólogo.

Es importante consultar al médico si los hilos del SIU se dejan de notar, si son más cortos o más largos que de costumbre, o si se puede tocar con la punta de los dedos, ya que podría indicar una mala colocación, o incluso que el dispositivo haya sido expulsado, por lo que estaría comprometida su acción anticonceptiva

¿Quién puede utilizar el SIU?

Al igual que en el caso del DIU, no hay un acuerdo total sobre el tema. Suele aconsejarse más para mujeres que ya han tenido un embarazo (por lo que su útero es más ancho), pero esto depende de cada mujer. Tu ginecólogo te orientará.

Además de las contraindicaciones del DIU, también está contraindicado en caso de trombosis venosa o embolia pulmonar, cáncer de mama, migraña de tipo neurológico, hepatitis.

Ventajas del SIU

Las ventajas más relevantes son:

  • Alta tasa de efectividad, entorno al 99%.
  • Es económico y fiable.
  • No se nota durante las relaciones sexuales.

Los inconvenientes del SIU

  • Al igual que otros métodos anticonceptivos hormonales puede producir hemorragias repetidas, falta de reglas, un aumento de peso o incluso acné.
Coitus Interruptus

Coitus interruptus

El coitus interruptus es uno de los métodos anticonceptivos más antiguos de los que se tiene conocimiento, también es conocido como “marcha atrás” o como “método de eyaculación fuera de la vagina”.

El coitus interruptus puede prevenir los embarazos, pero su índice de fallos es tan elevado, que siquiera deberías considerar practicarlo.

Si vas a tener una relación sexual en un momento inesperado y te ha pillado sin ningún tipo de método anticonceptivo o tu pareja no quiere hacer uso de preservativos, no te lo pienses, practica cualquier otro tipo de sexo que no sea vaginal (oral, anal, masturbarse…), es demasiado lo que te juegas como para optar por el coitus interruptus.

Existe la idea equivocada sobre el coitus interruptus de que el hombre siempre puede controlar voluntariamente su eyaculación, lo que es puro mito.

¿En qué consiste el coitus interruptus?

Durante la relación sexual el hombre retira el pene de la vagina justo antes del momento en el que va a eyacular, lo que evita que el semen sea vertido en la vagina.  El problema es que el líquido preseminal (o fluido de Cowper, una secreción líquida e incolora de las glándulas de Cowper que el pene va desprendiendo en distintos momentos del coito) puede contener espermatozoides, por lo que aunque se retire el pene antes de la eyaculación,  podrías haber recibido espermatozoides en la vagina, pudiendo quedar embarazada.

Recuerda: “antes de llover chispea”.

Además, si la retirada no ha sido lo suficientemente rápida o si el hombre no está suficientemente atento, podría eyacular en parte dentro de ti, lo que provocaría una elevada probabilidad de tener una concepción no deseada.

Además, has de tener en cuenta que como método natural no brinda protección contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Desventajas del coitus interruptus

Los inconvenientes son varios:

  • Tasa alta de fallos y de embarazos no deseados.
  • Frustración sexual para ambos miembros de la pareja por el sexo incompleto.
  • No protege ante las enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Escaso control del hombre sobre la eyaculación.

Resumen del coitus interruptus

¿En serio con la cantidad de métodos alternativos que hay seguros y baratos vas siquiera a plantearte este?