La Regla o menstruación

Todo sobre la Regla

La menstruación (también llamada regla o periodo) es el sangrado que se produce cuando el óvulo que se encuentra en una de las trompas de Falopio no es fertilizado por un espermatozoide.

El endometrio que se había preparado para recibir el óvulo fecundado ya no es necesario y se desprende junto con una pequeña cantidad de sangre, originando el flujo menstrual, conocido popularmente como regla”.

Tener la regla es sólo una fase más. Cada mes el sistema reproductor de una mujer repite una serie de fases conocida como el ciclo menstrual.

El Ciclo Menstrual

Cuando nacemos, tenemos unos 250.000 óvulos en nuestros ovarios, madurando generalmente uno de ellos por ciclo, por lo que entre la menarquia (primera regla) y la menopausia (cese de la menstruación) sólo madura una parte de ellos.

El ciclo menstrual considerado regular es de unos 28 días, pero pocas mujeres suelen tener un ciclo regular, considerándose normal el que dure entre 21 y 35 días. Lo que sí está claro es que comienza con el primer día de regla, con la bajada abundante del flujo, no gotitas o manchas que puede producirse unos días antes debidos a los cambios hormonales.

La cantidad de regla que se expulsa varía de mujer a mujer, variando además de un día a otro, siendo normalmente mucho mayor al comienzo del período, por lo que deberás escoger en cada momento el producto de protección menstrual con el nivel de absorción más adecuado a tus necesidades para evitar el síndrome del choque tóxico.

La primera regla suele llegar entre los 12 y 13 años, pero hay mujeres a las que se les avanza a los 9 años y otras a las que no les llega hasta los 16 años, y no por esto deja de ser normal. Si tu caso no está dentro de estas edades, deberías visitar a tu ginecólogo.

Durante los dos o tres primeros años de regla es normal que los ciclos menstruales sean un poco irregulares. Luego, la regla suele volverse más regular y, por lo general, después del primer parto, tiende a estabilizarse hasta llegar a los 40-45 años, que volverán a ser irregulares hasta la aparición del período de la menopausia.

El ciclo menstrual se divide en las siguientes fases:

Menstruación

Como ya hemos explicado, se inicia con la regla, soliendo durar entre dos y siete días.  Durante esta fase es normal sentir dolores en el abdomen, la espalda o la parte superior de los muslos. El dolor severo conocido como dismenorrea es más frecuente entre las adolescentes y mujeres jóvenes.

Preovulación

También llamada fase folicular, suele durar desde el séptimo día hasta el décimo tercer día. Durante esta fase el óvulo madura y el endometrio  va preparándose para recibir al nuevo óvulo. Apenas existe flujo o es transparente.

Ovulación

Se presenta entre el décimo cuarto y el décimo quinto día. El óvulo finaliza su maduración y desciende hasta el útero. El flujo comienza a ser más pegajoso, abundante y elástico durante las 24 o 48 horas que tarda el óvulo en descender hasta instalarse en el útero.

Postovulación

También conocida como fase lútea suele durar del décimo sexto día hasta el final del ciclo. El flujo puede ser leve y gomoso o inexistente. A medida que va finalizando esta fase y aproximándose un nuevo comienzo del ciclo y provocado por el  desequilibrio hormonal, podemos sentir los denominados síntomas del síndrome premenstrual, que puede presentarse con irritabilidad, hinchazón, dolor de los pechos, calambres, náuseas, pesadez…

Período fértil

Si estás buscando ser madre, conocer cuál es tu periodo más fértil es un dato importante para ti. Dicho periodo se produce con mayor probabilidad entre cinco días antes y uno o dos días después de la ovulación. En un ciclo regular de 28 días se correspondería entre la segunda semana y el inicio de la tercera.

Puedes hacer uso tanto del método Ogino-Knaus o del método Sintotérmico para conocer con más profundidad tu ciclo y en vez de usarlo a modo de anticonceptivo natural hacer uso de las mediciones para conocer cuál es tu periodo fértil.

Conoce tu Regla

Si ya has tendido la regla durante unos años  estarás familiarizada con tu propio ritmo y probablemente serás capaz de saber cuándo está a punto de comenzar tu regla, por lo que será más fácil hacer frente a sus síntomas y podrás planear esos eventos especiales para cuando sepas que estarás en una parte plena de energía. Además, podrás distinguir si notas algún síntoma anormal, en cuyo caso, es recomendable la visita al ginecólogo.

Embarazo

Problemas frecuentes durante el embarazo. Parte I

Los problemas durante el embarazo que suelen darse con mayor frecuencia suelen deberse a la cantidad de cambios fisiológicos que sufre el cuerpo de la mujer gestante.

No debemos olvidar que todos los embarazos implican algunos riesgos, aunque lo habitual es que la mayoría de los embarazos transcurran sin grandes complicaciones.

Problemas durante el embarazo

Veamos cuáles son los problemas más frecuentes, los factores que influyen y cómo podemos cuidarnos para evitarlos o mitigarlos.

Náuseas y vómitos

Pueden deberse al aumento de la β-HCG, cambios en el metabolismo de los hidratos de carbono o por factores emocionales.

Debemos evitar aquellos olores o factores que los causen. Comer algo sólido antes de levantarse de la cama. Hacer comidas frecuentes y de poco volumen. Tomar alimentos fríos. No tomar líquidos durante las comidas, sino entre éstas. Ingerir bebidas carbonatadas, tumbarnos cuando aparezcan las náuseas hasta que pasen.

Micción frecuente

La presión que ejerce el útero sobre la vejiga, sobre todo en el primer y tercer trimestre, suele ser la causante de este problema.

Es recomendable aumentar la ingesta de líquidos durante el día y disminuirla por la noche, y por supuesto, orinar cuando se sienta necesidad.

Leucorrea

Es una secreción genital blanquecina producida por el aumento de la segregación de moco en las glándulas endocervicales provocadas por la mayor cantidad de estrógenos en el torrente sanguíneo.

Será necesario extremar nuestra higiene personal duchándonos diariamente y limpiando sólo con agua las zonas vaginales cuando notemos la secreción, secando bien la zona. No te realices nunca duchas vaginales

Congestión nasal

Lo provoca el aumento de estrógenos.

Evita los descongestivos nasales, haz uso de vaporizadores de aire frío y realiza lavados nasales con suero fisiológico.

Hiper sensibilidad mamaria

Debido al aumento de estrógenos y progesterona.

Utiliza un sujetador firme. Los de tipo “deportivos” pueden ser de gran utilidad durante todo el tiempo de gestación.

Ptialismo (exceso de producción de saliva)

Actualmente se desconocen factores causales específicos.

Para mitigarlo podemos usar enjuagues bucales, chicles y caramelos.

Edemas maleolares

El edema maleolar o hinchazón en los tobillos es provocado por la congestión circulatoria en las extremidades inferiores debido a la gravedad y a la compresión del útero, provocando un aumento de la permeabilidad capilar y el aumento del sodio por efecto hormonal.

Podemos mitigarlos mediante ejercicios circulatorios de dorsiflexión de los pies (sube y estira los pies). Teniendo una adecuada higiene postural elevando las piernas cuando estés sentada o tumbada. Igualmente, evita todo aquello que ejerza presión en las piernas (medias o ropa muy ajustada).

El caminar a buen paso al menos tres días a la semana y/o realizar ejercicio moderado de forma frecuente ayudará tanto con éste problema como en tener una salud adecuada durante el embarazo.

Varices

Pueden deberse a la congestión venosa en las extremidades inferiores por la gravedad y la compresión uterina,a factores hereditarios, obesidad o por edad avanzada.

Además de los cuidados indicados para los edemas maleolares, procura no cruzar las piernas cuando estés sentada.

Realízate masajes en las piernas siempre en sentido ascendente, y haz lo posible para no engordar más de lo indicado durante el embarazo.

El Parto

El parto

El parto o nacimiento, es la culminación del embarazo momento en el que se produce la salida del bebé  del útero al exterior. Es un proceso fisiológico y natural que, si todo va bien, y sin complicaciones, el bebé puede nacer con la única intervención de la madre.

El nacimiento se produce generalmente a los 280 días después de la última menstruación.  Se considerará parto prematuro si sobreviene entre los 180 y 260 días después de la última menstruación, mientras que será tardío cuando tenga lugar 14 días después de la fecha prevista para el parto.

Se considera como parto normal o eutócico, aquel en que el nacimiento sobreviene espontáneamente, cosa que ocurre en más del 90% de los casos. Será parto anormal o distócico, aquel en que la expulsión fetal no ocurre espontáneamente y son necesarias maniobras o intervenciones para finalizar el parto.

Los principales órganos que intervienen durante el parto son:

1.- Útero, en sus dos partes bien diferenciadas que son el cuerpo y el cuello.

2.-Placenta: Es un órgano que pesa entre 500 y 600 grs. La función principal de la placenta es que la sangre del feto se “depure o purifique” y, a través de ella reciba sustancias nutritivas y oxigeno de la madre.

3.- Cordón umbilical: Une la parte anterior del abdomen fetal con la placenta, insertándose en ésta; dentro de él se encuentran dos arterias y una vena, que son las vías por la que la sangre del feto se purifica y por las que recibe las sustancias nutritivas.

4.- Bolsa de las aguas o saco amniótico: Está constituida por las membranas fetales que forman una bolsa cerrada dentro de la que se encuentran, el feto y el líquido amniótico.

¿Cómo sabemos si el parto es inminente?

Cuando tu parto se inicie probablemente empezarás a sentir algunas molestias que pueden ser desde un leve dolor en la espalda, hasta la sensación de que algo  te sentó mal, pero el dolor de las contracciones de parto, a medida que va aumentando.

Una forma de medirlo es si eres capaz de mantener una conversación mientras se producen, si no es así, y además, el dolor de estas contracciones no cesan por mucho que camines o realices cambios  de posturas, es el momento de ir al Hospital o de avisar a la matrona si has programado un nacimiento en casa.

El proceso del parto natural se categoriza en tres fases:

Tipos de parto

Los tipos de parto son los siguientes:

  • Natural:  el bebé nace con la asistencia de poca o ninguna tecnología y sin la ayuda de fármacos.​
  • Vaginal instrumental: asistido con instrumental específico con la finalidad de poder asir al bebé y tirar fuera del canal de parto debido a complicaciones durante el periodo de expulsión.
  • Cesárea: el nacimiento se realiza mediante una intervención quirúrgica en quirófano a través del abdomen. Suelen realizarse debido a que el parto esté considerado de alto riesgo o porque la gestante la haya programado por elección propia.

 

Test de Embarazo

Test de embarazo

Los test de embarazo son pruebas utilizadas para medir el nivel de la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana), que empieza a segregarse tras la implantación en el útero del óvulo fecundado.

Si sospechas que puedes estar embarazada, mira también el artículo sobre los principales síntomas de embarazo.

Existen dos tipos de test de embarazo: de sangre y orina. Los test de embarazo de orina pueden comprarse libremente en cualquier farmacia, disfrutando de un alto porcentaje de precisión. Los test de embarazo de sangre son más precisos, pero debe realizarse en un laboratorio.

Cuándo debemos hacer el test de embarazo

Estas pruebas son eficaces desde dos semanas después de la concepción, pero, para reducir el riesgo de falsos negativos, es aconsejable esperar una semana de retraso de la menstruación antes de realizar el test.

Si el resultado no es claro o prefieres una confirmación (ya sea positiva o negativa) de mayor precisión, deberás recurrir a un test de embarazo de sangre. El análisis de sangre, repetido dos o más veces en el curso de las primeras semanas del embarazo, también permite valorar el aumento de la concentración de la hormona y comprobar que el embarazo está progresando correctamente.

Cómo hacer el test de embarazo

Obviamente estamos hablando del test de embarazo de orina que hemos de adquirir en una farmacia.  Adquiere el que sea de tu elección, ya que algunos incluso te indican las semanas aproximadas de la fecundación, pero son más caros, y todos suelen disponer de una precisión similar. Ante la duda, pregúntale al farmacéutico/a.

Lee con calma las instrucciones del fabricante, porque aunque casi todos los test de embarazo tienen el mismo funcionamiento, existen pequeñas diferencias entre unos y otros, sobre todo en los tiempos

Podemos realizarlo en cualquier momento del día, pero lo más recomendable es realizarlo a primera hora de la mañana, ya que en la primera orina del día la concentración de la hormona hCG es más alta, no debiendo ingerir líquidos antes si tienes previsto realizar el test para evitar diluir la concentración de la hormona, lo que redundaría en una reducción de la fiabilidad.

Si el resultado es positivo (los falsos positivos son raros), pide cita con tu médico para que solicite un test de sangre y te guíe durante todo el proceso del embarazo.

Si el resultado es negativo, es adecuado dejar pasar una semana y repetir el test de embarazo. Si el resultado sigue siendo negativo y continúa el retraso, ponte en contacto con tu médico para averiguar a qué es debido.

Ideas para ayudar a llegar al orgasmo

10 tips para ayudar a llegar al orgasmo

El orgasmo es una respuesta mucho más automática para el hombre que para la mujer. Parece que el instinto sexual masculino no va unido a los sentimientos.

  • Conocer las zonas erógenas, tanto tuyas como de tu pareja ayudaran a crear un ambiente sexual más intenso y divertido.
  • El romanticismo, el cariño y un buen ambiente ayuda tanto durante las primeras fases de una relación sexual como los besos y las caricias. No tener prisa es un buen comienzo.
  • Para algunas, el que nos hablen durante la relación sexual, ya sean con palabras bonitas como con otras más “obscenas” (puede depender de la mujer o del momento), pueden ayudar a subir el clímax sexual. El recrear alguna de sus fantasías sexuales también puede aportar un buen extra para aumentar la libido.
  • ¿Sabes ya si tus orgasmos son clitorianos o vaginales? Si no lo sabes, ya es hora para haberlo averiguado. Ante la duda, opta por una mayor estimulación del clítoris.
  • Que te besen y acaricien los pechos, no sólo los pezones, sino en toda su extensión; algunas mujeres aprenden a llegar al orgasmo sólo con caricias en los pechos.
  • Practica el sexo oral. A la mayoría de las mujeres les encanta y algunas afirman que no pueden llegar al orgasmo sin sexo oral.
  • Juega con el ritmo, la intensidad y la aceleración. A veces el “subirlas” y luego dejarlas un poco reposar, puede crear una incertidumbre que aumenta la excitación psicológica y potencie así su orgasmo.
  • No seas tímida, explica a tu pareja lo que te gusta o lo que te apetece en cada momento. Guíale para que también conozca tus preferencias.
  • Toma la iniciativa y explora lo que te apetezca en ese instante. No cortes tu imaginación ni reprimas tus sensaciones.
  • Si tu pareja llega al orgasmo antes que tú, debe intentar reunir energías o para lograr que mantenga tu estimulación y te permita llegar también a ti al orgasmo, de otra forma, se puede producir frustración, lo que a la larga, entrar en esa dinámica será contraproducente.