Ghosting

“Ghosting”, desapareciendo de tus redes

Ghosting es una palabra inglesa que suele traducirse como “hacerse el fantasma”. Quizás hayas sufrido esta situación. Conoces a alguien, intercambias números de teléfono, direcciones de Facebook, tienes varias citas, empiezas una relación, todo parece ir bien y de repente… silencio, se esfuma como un fantasma, sin previo aviso, desaparece de tu vida.

El ghosting es una tendencia en el mundo de las citas y las amistades que está tomando un preocupante auge impulsada por las nuevas tecnologías.

Muchas personas evitan tener que decir cara a cara que lo que quieren es romper la relación, les basta con solo bloquear a la otra parte en todas las redes sociales, WhatsApp e ignorar sus llamadas para así no tener que decírselo en persona.

El acabar una relación de la noche a la mañana, cortando todo tipo de comunicación, no es nada nuevo, en España se conoce de toda la vida como el típico “me voy a por tabaco”, simplemente, las nuevas tecnologías lo pone más fácil, porque en una época en la que muchas relaciones de pareja empiezan a través de páginas de internet y de aplicaciones para teléfonos móviles, el ghosting es algo a lo que cada vez más personas deben enfrentarse.

Sherry Turkle, profesora en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) especializada en relaciones sociales en entornos tecnológicos, hace hincapié en lo peligroso que es este hábito en los adolescentes: “Se están acostumbrando a la idea de contactar con alguien y no recibir respuestas, lo que tiene serias consecuencias, empiezan a creer que es algo normal y que podemos tratarnos a nosotros mismos y a otros como si no debiéramos tener sentimientos en este contexto. Y entonces ves que hay un descenso de empatía“, lamenta.

Pero el ghosting no sale “gratis” a ninguna de las partes implicadas, quien lo sufre tiene que afrontar todas las respuestas que le asalten a la mente para intentar poner un sentido a esa ruptura, sufriendo daños emocionales y en la autoestima.

Quien lo ha practicado, si la relación estaba consolidada, deberá enfrentarse a remordimientos y al sentimiento de culpa por no haber sido capaz de enfrentarse a la situación de una forma más valiente, cara a cara.

Lo realmente preocupante del ghosting es que se está trivializando tanto, que ya existen aplicaciones como Ghostbot, una Apps preparada para hacer el trabajo sucio por ti, de forma que hace uso de inteligencia artificial (IA) para responder de forma automática a la persona a la que se desea evitar con excusas aleatorias, para que el receptor de los mismos capte la indirecta. Según sus creadores, crearon la herramienta con el fin de huir de acosadores y de quienes envían mensajes ofensivos, pero es fácil ver que puede aplicarse sin problemas para llevar a cabo ghosting.

Por favor, trata a los demás como quieres que te traten a ti. No caigamos en la tentación fácil de hacer uso del ghosting.

Deja un comentario