Síndrome del Shock Tóxico (SST)

Infecciones vaginales

Las infecciones vaginales son producidas por microorganismos que alteran la flora vaginal, provocando incómodas patologías.

La vagina está protegida por un conjunto de microorganismos, cuya función es mantener el nivel de acidez adecuado y evitar la colonización de gérmenes patógenos externos.

Las infecciones vaginales pueden afectar a mujeres de cualquier edad, tanto a las que son sexualmente activas  como a las que no lo son. Una higiene íntima excesiva o deficiente, relaciones sexuales, variaciones hormonales, tratamientos con determinados antibióticos, anticonceptivos, una manipulación inadecuada de la zona u otros motivos pueden llevar a la alteración de dicha flora vaginal.

Además, entre los microorganismos que pueblan la vagina de forma natural se encuentra un hongo, la Candida albicans, cuya proliferación en la flora vaginal también origina una infección denominada vulvovaginitis candidiásica o también llamada candidiasis vaginal.

Las infecciones vaginales provocan la inflamación de la vagina, cuyo término médico es “vaginitis”, y las causas más comunes de las infecciones vaginales son las producidas por: hongos, reacción alérgica, virus,  vaginosis bacteriana, tricomoniasis y cambios hormonales (menopausia o después del parto).

También se pueden producir secreciones vaginales si se tiene una infección en el cuello uterino con gonorrea o Chlamydia (ver enfermedades de transmisión sexual) y hay otras causas de infecciones vaginales que son menos comunes.

Síntomas de las infecciones vaginales

Si tienes una infección vaginal puedes tener cualquier a de los siguientes signos y síntomas:

  • Olor vaginal fuerte.
  • Picor en el área vaginal.
  • Ardor al orinar.
  • Enrojecimiento.
  • Flujo vaginal espeso de color café, verdoso o amarillo oscuro.
  • Dolor vaginal (especialmente durante el coito).
  • Sangrado leve.

Algunas mujeres pueden no tener síntomas, si no son demasiado severos.

Qué hacer ante las infecciones vaginales

Cada tipo de vaginitis es causado por un tipo diferente de germen u organismo y, por consiguiente, debe tratarse de manera diferente, por lo que deberías de visitar a tu ginecólogo o médico si crees sufrir una infección vaginal.

Aunque existen productos de libre dispensación para el tratamiento de las infecciones vaginales, en forma de óvulos que se introducen en la vagina o cremas tópicas, que alivian los síntomas y combaten al agente agresor, es preciso consultar con el médico y no automedicarse.

Ten en cuenta que hay síntomas comunes a distintas afecciones y que es necesario un diagnóstico preciso, ya que un tratamiento inadecuado o tardío en algunas patologías puede conllevar importantes consecuencias para tu salud y tus órganos sexuales.

Prevenir las infecciones vaginales

Para prevenir las infecciones vaginales, lee nuestro artículo sobre cómo mantener una higiene íntima adecuada.

Deja un comentario