La Ansiedad

La ansiedad

La ansiedad es un mecanismo defensivo natural que nos permite ponernos alerta antes sucesos considerados amenazantes o comprometidos.

La función de la ansiedad es mantener el organismo alerta y dispuesto a intervenir, empujándonos a tomar decisiones ante esos sucesos.

La ansiedad como mecanismo adaptativo es buena y no representa ningún problema de salud. Sin embargo, en algunos casos, el sistema de respuesta se ve desbordado y funciona incorrectamente, de forma desproporcionada con la situación e incluso, a veces, se presenta en ausencia de cualquier peligro ostensible.

Cuando la ansiedad se presenta en momentos en los que no deberíamos o es tan intensa y duradera que nos impide realizar con normalidad nuestras actividades cotidianas, entonces se la considera como un trastorno. como un trastorno.

Factores que predisponen a la ansiedad

  • Factores genéticos: la ansiedad puede heredarse.
  • Factores circunstanciales: hechos traumáticos (accidente de tráfico, atentados, incendios…), el sentimiento de ansiedad puede desaparecer cuando concluye el problema o bien permanecer durante meses o años, es lo que se conoce como trastorno de estrés postraumático.
  • Factores de personalidad: no todo el mundo tiene la misma capacidad de adaptarse, para quien una situación no tiene ninguna dificultad, para otras puede ser una causa de estrés.
  • Consumo de drogas: anfetaminas, éxtasis, LSD y sus derivados, así como algunas personas son sensibles a la cafeína y la teína.
  • Experiencias significativas: grandes cambios en la vida como un embarazo, un cambio de residencia, cambio en las circunstancias laborales, etc.

Síntomas de la ansiedad

Los síntomas pueden ser de muy distinto carácter.

Los hay psicológicos o de conducta, como inseguridad, problemas para tomar decisiones, irritabilidad, problemas para conciliar el sueño, preocupación constante.

Pero también los hay físicos y cognitivos, desde taquicardias, náuseas, dificultades para concentrarse, tensión muscular, temblores, mareos, indigestión, diarrea o respiración profunda.

Prevenir la ansiedad

Para prevenirla es importante adoptar un estilo de vida saludable, comer de forma correcta y evitar el consumo de drogas y otras sustancias que la puedan provocar, como ya se ha expuesto anteriormente.

Practicar ejercicio físico de forma regular, en especial al aire libre, también ayuda a despejar la mente y evitar los sentimientos ansiosos.

Del mismo modo, las técnicas de relajación ayudan a combatir la aparición de crisis.

Mira también nuestros 10 Tips para combatir la ansiedad.

Deja un comentario