La Ballena Azul

La Ballena Azul

La Ballena Azul es un juego destructivo promovido por parte de una de las denominadas “comunidades peligrosas” denominada “la Ballena Azul”, cuyo nacimiento se atribuye en Rusia habiéndose detectado casos de adeptos en América Latina.

La ballena azul se basa en un juego de 50 retos en 50 días, el cual debe de jugarse desde grupos que se crean a través de redes sociales y que, desde el mayor de los secretismos, invita a sus inconscientes jugadores a superar una serie de pruebas cuyo final no será otro que terminar con su propia vida.

Ésta práctica macabra se organiza y difunde por las redes sociales, como Facebook y Twitter, pero también por el sistema de mensajería gratuito como Whatsapp, mediante grupos privados.

Los jóvenes piden entrar en el juego, donde los denominados ‘cuidadores’ van dando las instrucciones y piden fotografías para demostrar que han cumplido cada uno de los retos. Entre las reglas del juego también está la de borrar las conversaciones con los que dirigen el juego, lo que complica el trabajo policial.

Las primeras pruebas pueden ser sencillas e inocuas, como comer huevos, no hablar durante una jornada o realizar dibujos en un papel. Poco a poco, se va incrementando la dificultad y su peligro: pasar una noche sin dormir, viendo películas de miedo, autolesionarse, ir a una estación de tren y ponerse frente a las vías cerca de los vagones cuando pasa un tren…y así cada vez con mayor peligro.

Es más, la última prueba, la número 50, sencillamente indica: “Salta desde un edificio alto. Quítate la vida.”

Los responsables de este juego, o comunidades similares, suelen ser expertos en ingeniería social, teniendo la capacidad de llegar manipular sus víctimas gracias a la información que previamente han recabado de ellos a través de sus perfiles en redes sociales. Información que posteriormente puede ser utilizada también para amenazar a los menores para evitar que dejen la actividad sin el consentimiento de la persona que les está manipulando.

Aunque ya se han identificado algunas personas detrás de estas redes, hay una gran mezcla de nacionalidades, lo que dificulta el trabajo de la policía.

El Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil nos recomienda las siguientes pautas específicas para La Ballena Azul:

  • Comprobar si los usuarios con quien contactan, por medio de redes sociales o cualquier tipo de mensajería, son realmente personas conocidas y apropiadas para mantener un contacto con el menor.
  • Comprobar igualmente si los grupos que frecuente en redes sociales, o se encuentre agregado, están constituidos por personas conocidas.
  • Detectar si muestran autolesiones, comportamientos extraños, o alteraciones alimentarias o relacionadas con la falta de sueño, algunos de los retos a superar están marcados para realizarlos a las 4:20h.
  • Inculcarles sobre el peligro de citarse con personas que conocieron a través de la red.
  • Observar si realiza dibujos extraños relativos a una ballena o cualquier otro símbolo que pudiera llamarnos la atención.

Recuerda, la protección de nuestros hijos también debemos llevarla a cabo ayudándoles en su día a día a través de Internet.

Deja un comentario