Maquillaje de labios

Maquillando los labios

Los labios son más fáciles de maquillar que los ojos, y su resultado es esencial ya estén resaltados con colores fuertes y vivos o simplemente complementen a unos maravillosos ojazos.

Antes del maquillaje es recomendable que los exfolies si están resecos o agrietados.  La forma más sencilla es con la boca limpia y sin maquillar, seleccionar un cepillo de dientes viejo que ya no uses, lavarlo enérgicamente y realizar leves movimiento circulares por toda la boca.

Los labios no se verán bonitos si no están bien hidratados. Así que antes de empezar a maquillarlos aplica un bálsamo labial hidratante y masajéalos de forma suave.

Los productos necesarios son: lápiz, brillo y por supuesto una barra o colores de labios.

El color es mejor que lo escojas según tus gustos, sólo recuerda que si resaltas los ojos los labios deberán de tener un color más apagado.

Los tonos más favorecedores suelen ser los relacionados con la tonalidad natural del labio.

Si quieres que parezcan más gruesos, elige labiales con textura cremosa y de colores claros mejor que oscuros, aportarán sensación de grosor y brillo. Los tonos rosados, naturales y melocotones son estupendos para resaltar la belleza de tus labios y estar radiante.

Aplicación:

  • Empieza con una base de polvos o fondo transparentes como adhesión.
  • Es importante aplicar el delineador labial antes de pintar, seleccionando el color de lápiz más parecido al tono que hayas escogido de labial. No los perfiles con la barra. Empieza por el centro y sigue hacia fuera hasta los bordes.
  • Fíjate que los dientes no queden manchados.
  • Para que el color dure más, seca los labios con un tisú y vuelve a aplicar barra de labios.
  • Ahora añade brillo para convertirlo en un color transparente.

Deja un comentario