Método de la Temperatura Basal

Método de la Temperatura Basal

La temperatura basal es aquella que tenemos nada más despertarnos, sin movernos de la cama, por lo que es necesario tener a mano el termómetro basal (es un termómetro digital específico capaz de detectar hasta el más mínimo de los cambios de la temperatura).

Durante el ciclo menstrual de la mujer, la temperatura basal permanece baja hasta que se produce la ovulación. Una vez se ha producido, la progesterona eleva  la temperatura basal entre dos y cinco décimas, permaneciendo elevada hasta la menstruación.

¿Cómo tomar correctamente la temperatura basal?

Tan sólo deberemos alargar el brazo para ponernos el termómetro basal evitando movernos (ya que el movimiento podría alterar la temperatura) y anotar cualquier suceso que pudiera alterarla, como la toma de algún medicamento durante la noche o el haber trasnochado.

Hay que ser riguroso en la toma de la temperatura, pues una pequeña variación puede hacer perder precisión a la gráfica que estemos elaborando.

Anota también los síntomas que muestra tu cuerpo durante el ciclo, como: molestias en el pecho, sensación de gases en los ovarios, hinchazón en la tripa, dolor de cabeza, etc.

Consejos:

  • Hay que tomarse la temperatura cada mañana recién despertada.
  • Hay que anotar la temperatura basal todos los días del ciclo, comenzando por el primer día de menstruación.
  • Prepara el termómetro la noche anterior y colócalo a mano muy cerca de ti.
  • Antes de poner en práctica el método de la temperatura basal, debes tomar los datos durante al menos seis meses, hasta que estés segura de cómo funciona tu ciclo menstrual.
  • Si estás enferma y tienes fiebre, esa toma de datos está alterada, anota ese hecho.
  • Usa siempre el mismo termómetro para evitar posibles contaminaciones de lecturas. Y adquiere uno digital de muy buena calidad.
  • Toma la temperatura siempre en la misma parte del cuerpo, por ejemplo, colocando la punta del termómetro debajo de la lengua y con los labios cerrados (mínimo 5 minutos), o en el recto, insertando la punta del termómetro mientras se está recostada de lado con las rodillas dobladas (mínimo 2 minutos), o en la vagina, permaneciendo siempre en la misma posición (mínimo 5 minutos). La medición en la axila puede ser inexacta, por lo que se desaconseja.
  • Durante la medición mantente quieta, sin hablar y relajada.

¿Cuáles son los días fértiles?

La temperatura corporal pasa por dos fases: al inicio del ciclo menstrual está más baja, lo que provoca la ovulación; después se eleva, lo que da paso al periodo infértil de la mujer. Unos tres días después de la ovulación aumenta el nivel de progesterona, provocando que la temperatura se eleve uno o dos días después de la ovulación. Cuando el aumento térmico (de unos 0,2 a 0,5 grados centígrados) se registra tres días seguidos, se considera que ha finalizado la fase fértil de la mujer en ese ciclo.

La temperatura permanece más alta durante un mínimo de diez días, tras los cuales vuelve a descender, dando lugar a la menstruación.

Midiendo la temperatura corporal solo es posible saber si ha habido ovulación. Para saber tener un mejor conocimiento de cuándo se inicia el periodo fértil hay que analizar el moco cervical mediante el método del moco cervical (sigue el enlace para saber cómo realizarlo).

El periodo más fértil de la mujer tiene lugar antes y poco después de la ovulación. Se cuentan 5 días porque es el tiempo que pueden sobrevivir los espermatozoides en tus trompas de Falopio, a la espera de que se libere el óvulo. Y 2 días después, porque es el tiempo en el que el óvulo permanece en estado receptivo.

En un ciclo regular de 28 días, la ovulación suele ocurrir en el día 14, así que los días fértiles suelen ser entre los días 9 y 16, mientras que en un ciclo de 35 días, la ovulación suele ocurrir el día 21.

Si hemos completado la anotación correctamente durante varios meses podremos establecer un “patrón” regular.

En el método de la temperatura basal, la fase de precaución para evitar un embarazo debe ser complementada con la práctica de la abstinencia periódica o el uso de otras prácticas sexuales (sexo oral, sexo anal, etc.) en las que no exista penetración vaginal y una posible expulsión de espermatozoides, y la “marcha atrás” no es una opción, ya que pueden expulsarse pequeñas cantidades de espermatozoides antes de una eyaculación, o, simplemente, no retirarse a tiempo.

Como método de anticoncepción natural, el método de la temperatura basal tiene las siguientes ventajas e inconvenientes.

Ventajas

  • No tiene efectos secundarios.
  • Para las parejas religiosas, es un método natural suele ser el único sistema anticonceptivo aceptado por su religión.

Inconvenientes

  • Índice de fracaso alto si no se sigue con la mayor precisión posible.
  • Deben ser utilizados por mujeres con ciclos menstruales regulares.
  • No previenen contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Las condiciones medioambientales pueden provocar cambios en el ciclo menstrual.
  • No deben emplearse en mujeres próximas a la menopausia.
  • Debe ser empleado en parejas que puedan asumir el riesgo de un embarazo no planeado.

Deja un comentario