Métodos Anticonceptivos

Método Sintotérmico

El método sintotérmico es una manera de conocer a fondo tu ciclo menstrual.

Consiste en la determinación del período fértil del ciclo menstrual femenino, siendo el método de planificación natural más completo, ya que al aprender a identificar nuestros días fértiles, sirve tanto como método anticonceptivo como a la hora de planificar un embarazo.

A diferencia del método el método Ogino-Knaus, el método sintotérmico tiene un índice de efectividad más alto, ya que se basa en síntomas, mientras que el método Ogino-Knaus se basa en el uso de un calendario.

Antes de hacer uso de éste método es conveniente informarte bien con tu ginecólogo.

La mayor parte de los días del ciclo no eres fértil, incluso tus años de mayor fertilidad. En total, tu ventana fértil es de unos 7 días: 5 días antes de la ovulación y 2 días de después.

Se cuentan 5 días porque es el tiempo que pueden sobrevivir los espermatozoides en tus trompas de Falopio, a la espera de que se libere el óvulo. Y 2 días después, porque es el tiempo en el que el óvulo permanece en estado receptivo.

En un ciclo regular de 28 días, la ovulación suele ocurrir en el día 14, así que los días fértiles suelen ser entre los días 9 y 16, mientras que en un ciclo de 35 días, la ovulación suele ocurrir el día 21.

Son necesarios como mínimo el estudio de entre dos y tres ciclos, haciendo uso de un buen monitor de fertilidad (de venta en farmacias), incluso existen pequeños ordenadores que pueden incorporar dos indicadores de fertilidad además de la temperatura corporal basal: el valor de la hormona LH (hormona luteinizante) y la observación del moco cervical. Estas mediciones aumentan el nivel de precisión del dispositivo. El método sintotérmico también ha ganado en comodidad gracias a aplicaciones móviles. Pero la garantía de eficacia, tanto de los ordenadores como de las aplicaciones móviles, dependerá de la pericia y la constancia en la toma de datos de la mujer.

En el método sintotérmico, la fase de precaución para evitar un embarazo tiene una duración de nueve o diez días en cada ciclo, siendo complementado con la práctica de la abstinencia periódica, o el uso de otras prácticas sexuales (sexo oral, sexo anal, etc.) en las que no exista penetración vaginal y una posible expulsión de espermatozoides, y la “marcha atrás” no es una opción, ya que pueden expulsarse pequeñas cantidades de espermatozoides antes de una eyaculación, o, simplemente, no retirarse a tiempo.

¿En qué consiste el método sintotérmico?

El método sintotérmico comprende la observación de tres variables:

  • Temperatura basal (explicado en un post).
  • Método de Billings o del Moco Cervical (explicado en un post).
  • Apertura y altura del cuello uterino. La autopalpación del cuello uterino para determinar la dilatación del cérvix. .

Para valorar la dilatación del cérvix, con las piernas semi-flexionadas, introduciremos un dedo por la vagina hasta que notemos una pequeña pared. Unas veces la alcanzaremos fácilmente (estará más baja) y otras veces apenas la podremos tocar. Será necesario su observación diaria durante el ciclo, para comprobar la coincidencia de su variación con los de la temperatura basal y el moco cervical.

Al comienzo del ciclo, el cuello uterino se encuentra en una posición bastante baja, y está duro y cerrado. En el momento de la ovulación, el cuello del útero sube (costará alcanzarlo), pero si lo conseguimos veremos que está mucho más blando e incluso podremos apreciarlo algo abierto. Tras la ovulación, el cuello del útero vuelve a cerrarse, para proteger el útero de posibles infecciones.

Como método de anticoncepción natural, el método sintotérmico tiene las siguientes ventajas e inconvenientes.

Ventajas

  • No tiene efectos secundarios.
  • Para las parejas religiosas, es un método natural suele ser el único sistema anticonceptivo aceptado por su religión.

Inconvenientes

  • Índice de fracaso alto si no se sigue con la mayor precisión posible.
  • Deben ser utilizados por mujeres con ciclos menstruales regulares.
  • No previenen contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Las condiciones medioambientales pueden provocar cambios en el ciclo menstrual.
  • No deben emplearse en mujeres próximas a la menopausia.
  • Debe ser empleado en parejas que puedan asumir el riesgo de un embarazo no planeado.

Deja un comentario