Cómo preparar los alimentos

Preparación de los alimentos

La forma en la que preparamos los alimentos para que éstos no pierdan sus principales propiedades es importante no sólo para su sabor, sino para disfrutar de todas sus características intactas.

Veamos algunas pautas para la preparación de los alimentos:

  • Compra las cosas refrigeradas o congeladas en último lugar (si haces uso de bolsas isotérmicas mejor) , después de tener ya todo el resto de la compra en el carro, para que pierda el menor frío posible.
  • Nunca escojas carne o ave con la envoltura rota o que esten goteando.
  • Verifica la fecha de caducidad de los alimentos.
  • Las carnes y aves crudas ponlas en bolsas de plástico para que los jugos de estos no contaminen los alimentos cocidos o los que se comen crudos, como frutas y verduras.
  • Desecha las latas que estén abolladas, goteando, abultadas u oxidadas.
  • Procura ir directamente de la tienda a su casa.
  • Se puede usar una nevera portátil para transportar los alimentos perecederos.
  • Refrigera los alimentos dentro de un plazo de 2 horas o 1 hora si la temperatura ambiente es alta.
  • Siempre lávate las manos antes y después de manipular los alimentos.
  • Muchos alimentos necesitan de la aplicación de calor para convertirse en comestibles. Un huevo crudo sólo se absorbe en un 50% de sus nutrientes, mientras que cocinado se aprovecha mejor su valor completo.
  • Cuece o congela las aves, pescados, carnes molidas y vísceras crudas dentro de 2 días; las carnes de res, ternera, oveja, o cerdo, dentro de 3 a 5 días.
  • Las verduras y hortalizas son muy sensibles. Deben lavarse cuidadosamente con agua abundante pero evitando el remojo. Cocinarlos en poco tiempo, en cantidad moderada de agua y en recipiente cubierto para evitar la oxidación.
  • Los zumos de frutas plantean problemas de pérdida de vitaminas, sobre todo, cuando se preparan con mucha anticipación. Lo correcto es prepararlo y servirlo inmediatamente, pero si no es posible, hay que conservarlo en la nevera en recipientes cerrados y opacos.
  • La preparación de carnes, pescados y huevos son preferibles hacerlos por procedimientos rápidos.
  • El aceite de oliva es la grasa habitual y de mayor calidad. Protege de las enfermedades cardiovasculares y es el mejor tipo de grasa. Debe filtrarse después de su uso en frituras y no volver a utilizarse si su aspecto se vuelve negruzco.
  • No es recomendable mezclar aceites de distintos tipos de frituras, los de pescado para pescado, etcétera.
  • Los alimentos perecederos como carnes y aves se deben de envolver herméticamente para mantener la buena calidad y para prevenir que los jugos goteen sobre otros alimentos.
  • Para mantener la buena calidad cuando congeles carnes y aves en su paquete original, envuélvalos con papel o envoltura de plástico que están recomendados para uso en el congelador.
  • Manten las carnes, aves y pescados crudos y sus jugos separados de otros alimentos. Después de cortar carnes crudas, lávate las manos y lava las tablas de cortar, los cuchillos y los mostradores con agua caliente y jabón.
  • Marina las carnes y aves en el refrigerador, en un envase cubierto.
  • Para descongelar rápidamente, coloque el alimento en una bolsa de plástico hermética., sumérjelo en agua fría del grifo y cambia el agua cada 30 minutos. Cocínalo inmediatamente tras descongelarlo.
  • Desecha cualquier alimento que se haya dejado a temperatura ambiente por más de 2 horas (1 hora si la temperatura es alta).
  • Coloca los alimentos en envases poco hondos y póngalos inmediatamente en el refrigerador o el congelador para que se enfríen rápidamente.
  • Utiliza las sobras cocidas en un plazo de 4 dias.
  • Carnes y aves descongeladas en el refrigerador, pueden ser recongeladas antes o después de cocinarlas. Si han sido descongeladas por otros métodos, cocínelos antes de recongelarlos.

Deja un comentario