Violencia de Género o Violencia Machista

Qué es Violencia de Género

Se conoce por violencia de género o violencia machista a la coacción física o psíquica ejercida sobre una mujer para viciar su voluntad y obligarla a ejecutar un acto determinado.

La violencia de género afecta a las mujeres por el mero hecho de serlo, basándose en una situación de desigualdad, constituyendo un atentado contra la integridad, la dignidad y la libertad de las mujeres.

En 1993, la Organización de las Naciones Unidas-mujeres aprobó en Asamblea General una declaración de eliminación de la violencia contra la mujer, definiendo a ésta como cualquier acto de violencia por razones de sexo que tenga o pueda tener como resultado daños o sufrimientos físicos, sexuales psíquicos, incluyendo la amenaza de tales actos, la coacción o la privación de libertad.

La violencia de género contra las mujeres incluye entre otras conductas:

  • Malos tratos.
  • Agresiones físicas.
  • Mutilaciones genitales y sexuales.
  • Incesto.
  • Acoso sexual.
  • Abuso sexual.
  • Trata de mujeres.
  • Violación.
  • Prostitución forzada.
  • Explotación laboral.
  • Aborto selectivo por sexo.

Asimismo, considera que la violencia constituye un atentado contra el derecho a la vida, a la seguridad, a la libertad, a la dignidad y a la integridad física y psíquica de la víctima.

Los entresijos culturales y otros múltiples factores (educacionales, religiosos…) hacen que el concepto “violencia de género” pueda ser erróneamente considerado como un asunto de familia que no debe trascender de puertas para fuera y, por lo tanto, en el que no se debe intervenir. Esta percepción contribuye a que las mujeres no denuncien su situación por miedo, vergüenza o culpabilidad.

Existen varios tipos de violencia de género claramente diferenciados según su naturaleza, aunque todos buscan el mismo resultado la dominación y sumisión de la mujer.

¿Quién está a salvo de sufrir violencia de género?

Absolutamente nadie. La agresión se sustenta directamente sobre la opresión social contra todas las mujeres. El colectivo femenino está amenazado cuando la sociedad considera la violencia de género como un asunto privado entre dos personas.

La violencia doméstica es siempre una tortura, ninguna mujer es culpable de la violencia incontrolada de su pareja, el comportamiento agresivo es sólo responsabilidad de quien los comete.

Los maltratadores son selectivos en el ejercicio de la violencia, lo que demuestra que son capaces de controlarse en cualquier otra situación.

Deja un comentario