Consultas Frecuentes sobre Sexualidad

Qué hacer si tu hijo te descubre haciendo el amor

Si tu hijo te descubre haciendo el amor puede resultar una “tragedia” para algunos padres, pero recuerda, no es más que una situación incómoda, no el fin del mundo y, mucho menos, una visión traumática que va a dejar marcado a vuestros hijos de por vida.

No entres en pánico ni te alarmes, sino actuar con tranquilidad y la mayor naturalidad posible. No exageres.

Lo principal es procurar no tener errores y evitar que esto suceda, para ello tienes nuestro artículo sobre la sexualidad en una pareja con hijos, pero obviamente, si estás en éste artículo, es porque te ha sucedido o crees que te va a suceder muy probablemente.

Lo que no podemos hacer es evadir la situación y simular que nada ha pasada, ya que para tu hijo sí que ha pasado, y es mejor asumirlo y hablar con él sobre el tema.

Tampoco debes de regañarlo, ya que seguramente la situación habrá sido provocada por un descuido nuestro más que por tu hijo y, además, le creará una sensación de que es algo grave la escena que está presenciando.

Tampoco te avergüences ni sientas remordimientos, simplemente actúa con normalidad, porque el sexo es un acto natural en la vida de las personas.

Si tu hijo te descubre haciendo el amor puedes reaccionar con un: “hola, no te había escuchado, ¿necesitas algo?” Si ha entrado en tu habitación y tenías establecida la norma de no entrar sin llamar, recuérdasela con un tono de voz conciliador.

Una vez os hayáis recuperado de la situación, explícale de forma sencilla y de acuerdo a la edad del niño que lo que ha visto es algo natural cuando se es mayor, que la sexualidad forma parte de la vida de las personas.

Pregúntale qué ha visto y contéstale a sus dudas, dejándole preguntar lo que quiera y respondiendo con sinceridad, aunque tampoco necesitas dar detalles del coito.

Y ya sólo queda…seguir disfrutando de tu plenitud sexual y desarrollando tu inteligencia sexual sin olvidar tomar precauciones para que no vuelvas a necesitar repasar éste artículo.

Deja un comentario