Consultas Frecuentes sobre Sexualidad

Tener sexo en lugares públicos

El tener sexo en lugares públicos es una de las filias más recurrentes en las mujeres. A los seres humanos les excita la posibilidad de ser descubiertos en pleno acto, ya que implica algo de riesgo y peligro.

Pero antes de entrar en materia vamos a explicar qué es eso de una filia y en qué se diferencia de una parafilia.

Filia es un término proveniente del griego, “philos” que significa “amor” y del sufijo, “ia” que quiere decir “cualidad”. Una filia es lo contrario a una fobia. La filia es la atracción, afición o amor a algo. Las filias no se asocian únicamente a sexualidad, sino que pueden referirse al “gusto por” de cualquier ámbito de nuestra vida; así, una persona cinéfila es aquella que disfruta mucho del cine.

La parafilia, centrada en el ámbito sexual, es un comportamiento en donde el deseo, la excitación o el placer dependen en gran medida de elementos atípicos (objetos, fingir sufrimiento…). El placer se obtiene mediante una actividad diferente a la relación sexual en sí misma.

Otra cosa muy distinta es el realizar el sexo como exhibicionismo, que como tal no tiene nada que ver con la fantasía de tener sexo en lugares públicos, siendo ya una patología además de un delito en la mayoría de países.

Tener fantasías sexuales es normal e incluso saludable (siempre que entren en los límites que los intervinientes están dispuestos a tolerar). Las fantasías sólo deben desecharse cuando pueden provocar un daño físico o emocional a la pareja, o cuando uno de los miembros de la pareja no está convencido de realizarla.

Pues ya que tenemos claro que fantasear con tener sexo en lugares públicos no es una patología, vamos a ver algunos consejos.

Empecemos con lo más básico.

Hay dos cosas fundamentales que tener en cuenta: rapidez y discreción. Este tipo de encuentros sexuales deben ser rápidos, no hay tiempo para preliminares ni juegos, ya que cuanto más tiempo empleemos en realizarlo mayor serán las posibilidades de ser “cazados”.

Actúa con toda la normalidad que te sea posible, procura que tu aspecto físico sea el mismo al acabar y, evidentemente, sé silenciosa.

Otro punto importante es la ropa. La rapidez impone no desnudarse por completo, tratando de quitarse la menor cantidad de ropa posible, siendo importante optar por prendas cómodas que lo faciliten, incluida la ropa interior, así que nada de pantalones y vestidos demasiado ajustados.

Un ejemplo de ropa para la mujer: una falda con cierto vuelo y un poco de longitud (caerá más rápido y no hay que acomodarla tanto como una falda mini) y el uso de tanga (no es necesario quitarlo, bastará con apartarlo) podrían ser una magnífica opción para este tipo de encuentros.

Según del tipo de orgasmo que sea el tuyo

Como ya hemos visto en nuestro artículo sobre el orgasmo femenino, haremos dos matizaciones.

Las mujeres de orgasmo clitoriano tienen más fácil el practicar sexo en lugares públicos, ya que el estimular el clítoris y las zonas de la región genital de forma discreta es más sencillo sin que se note a penas. Para ellas, por ejemplo, el practicarlo en la última fila de un cine es factible simplemente tapando un poco con una ropa de abrigo puesta sobre las piernas a modo de mantel; como comprenderéis, para quienes necesiten penetración difícilmente podrán realizarlo sin que se note.

Para las mujeres de orgasmo vaginal, el practicar sexo en lugares públicos se dificulta además por la penetración por necesitar más tiempo de excitación vaginal para alcanzar el orgasmo.

Para que el tiempo de exposición durante el juego sexual sea menor, podemos reducirlo (especialmente para mujeres con orgasmos vaginales) haciendo uso de juguetes sexuales discretos. Por ejemplo, existen vibradores en forma de huevo con mando a distancia que se introducen en la vagina (quedan ocultos y el sonido de la vibración no se transmite al exterior), que puedes introducirlo en tu vagina unos minutos antes (si le das el mando a distancia a tu pareja para que escoja el programa o vaya variándolo, le ayudará a sentirse parte de esos preliminares) extrayendo el vibrador justo antes de la penetración.

Para la penetración en sí, una de las posturas más rápida es de pie contra una pared o sentada en alguna superficie. Pero no limites tu imaginación, busca tu postura según te apetezca y las opciones que el lugar te ofrezca en ese momento.

Respecto al lugar para tener sexo en lugares públicos

El lugar dependerá mucho de vuestras preferencias o de donde os surja la oportunidad; unas oficinas, encerrarse unos minutos en un ascensor o en un cuartillo, en los baños de un local (siempre y cuando estén bien limpios), probadores de ropa (fijaros que no existan cámaras de vigilancia cercanas o seréis descubiertos), en un bosque, en la playa, en un lugar bonito, en el interior de un coche o furgoneta (informaros antes de que la zona sea segura), etc.

Tener sexo en lugares públicos

En lugares abiertos, buscad un rincón apartado en donde nadie pueda observaros desde la distancia y, procurad que existan obstáculos que os oculten (setos, árboles frondosos…). En la imagen anterior tenemos un ejemplo de un lugar demasiado expuesto, ¿no os parece?

Y si es de noche, procurad buscar zonas lejanas a puntos de iluminación para disfrutar de vuestros encuentros.

Respecto a la higiene

Siempre es bueno llevar encima toallitas limpiadoras (tipo de las usadas para los bebés) o al menos pañuelitos de papel, ya que podéis mancharos o producirse pequeños escapes de secreciones que deberemos resolver para que no “delaten” lo que acaba de suceder.

Pues eso es todo, que disfrutéis de vuestra plenitud sexual.

Deja un comentario